dashblog logo
Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Planeo enviarte contenido muy interesante cada domingo, al cual tendrás acceso sólo suscribiéndote al newsletter

Zapisz Zapisz

MI AMOR INESPERADO

Tenia 22 años y estaba living la vida loca de soltera con mi prima y una amiga, al tiempo conocimos a un amigo que después nos invitó a una reunión con otros amigos, en donde jamás imaginé que ese día conocería al amor de mi vida.

 

Pero la historia de amor no comienza perfectamente, vayamos un poco más a la realidad de cómo sucedieron las cosas.

 

Era una reunión de lo más casual un viernes por la noche en casa de alguien que no conocía, pero que después descubrí era mi primo segundo, conocimos a los nuevos amigos, todos me parecieron muy agradables excepto alguien… si mi querido esposo, resulta que ese día estaba enfermo y había decido ir a la reunión con su mal humor, así que yo me quedé con esa primera impresión, ¡que tipo más antipático!, (si señor, las primeras impresiones si cuentan).

 

Al poco tiempo nos convertimos en un grupo de amigos cercanos y todos conviciamos súper bien, excepto por un detalle, Javier y yo no eramos los mejores amigos, no es que nos odiaramos, en realidad convivíamos muy bien, pero por alguna extraña razón siempre terminábamos discutiendo por cosas tontas.

 

(NOTA: Para que entiendas un poco más la situación debes saber que hay una gran diferencia en nuestras personalidades, yo soy soñadora, despistada, relajada e impuntual; mientras que Javier es un hombre ordenado, analítico, formal y puntual muy, muy puntual).

 

Así que aquello era una revolución cada fin de semana, entre la “hippie despistada” y el “hombre maduro formal”, siempre había una discusión.

 

La verdad yo disfrutaba de su atención y molestarlo. En ese momento el trabajaba y estudiaba su segunda carrera, su día era muy agitado por lo que siempre se quedaba dormido en medio de plena fiesta. Y yo era la encargada de hacerle fotos, videos, memes y hasta rayar su cara con maquillaje mientras el dormía (ahora el me lo hace a mí).

 

 

Nuestra relación de “amistad” fue así hasta que llegó el suceso que cambiaría nuestras vidas, “Viaje en el pompudo 2013”

 

Era semana santa y el plan era que todo el grupo de amigos nos reuniríamos en la playa, todos se fueron antes, excepto nosotros dos, así que acordamos viajar juntos, y la teoría decía que una amiga también viajaría con nosotros, pero el destino movió sus cartas como mejor le pareció, ella canceló, y así quedamos las dos personas que más desacuerdos tenían en aquellos momentos. En un viaje de 8 horas, en un camino lleno de curvas, sin un referí que supervisara aquellos dramas, Trump y Kin Jong-un eran bffs comparado a nosotros.

 

El hombre más puntual llegó como de costumbre, puntual a las 6 am tocando el timbre de mi departamento, y para colmo yo no escuché mi alarma (hombre formal 1 – hippie impuntual 0), bajé imaginando el drama que me haría por eso, pero mi gran sorpresa fue que lo encontré súuuper relajado y tranquilo. Yo solo dije “sorry mi alarma no sonó”, y el respondió “no te preocupes, vamos con tiempo, ven te ayudo con tu maleta”.

 

Así fue como nos conocimos y conectamos realmente, 8 horas viajando en el “pompudo” (apodo para su carro), ahí dejé de verlo como el antipático puntual y el me dejó de ver como la hippie, fiestera impuntual. Debo admitir que ese viaje fue mágico, hermoso (excepto por los sándwiches que el preparó) y desde ese día la chispa surgió. Conectamos sin quererlo.

 

Perooo, acuérdate que siempre tienen que existir dramas en una historia de amor, nada es perfecto, y aquí van…

 

Desde ese viaje del chispazo renació una relación extraña, ya sabes la típica, “nos gustamos pero nos hacemos los que no”, “salimos pero solo somos amigos”, y es que mi querida amiga lectora, i’m about to tell you el pretexto más estúpido que he tenido para una pareja.

 

Recuerdo decirle a mis amigas literal estas palabras, “con el me siento tan libre de ser yo”, “me hace reír (si don formal tiene buen sentido del humor), “es atractivo”, “huele bien”, “es muy inteligente”, “tenemos conversaciones profundas (ya sabes crisis existenciales), “me conoce en mis peores facetas y me acepta tal cual”, “es el hombre perfecto para mí en muchos sentidos, solo tiene un defecto…No es alto”, ¡Siiii, el complejo máaaaas superficial y estúpido que puede tener alguien!, lo acepto, no me juzgues jajaja

 

Afortunadamente el universo me iluminó la cabeza llena de complejos estúpidos/ superficiales y decidí darle la oportunidad a “Don Formal”. Comenzando la relación que más feliz me ha hecho en todos los sentidos.

 

Ahh pero la cosa no termina aquí, te dije que esto había sido inoportuno, porque que yo estaba en pleno trámite para irme a vivir a Europa, y el plan era vivir un año living la vida loca soltera, comenzar una maestría y buscarme la vida allá.

 

Sin embargo este maravilloso, inesperado e inoportuno amor se me atravesó en el camino, nos llevó a vivir una relación a distancia de un año (nada fácil por cierto), y después de 4 años entre subidas y bajadas decidimos darnos el gran ¡Sí, acepto!, y aquí estamos caminando juntos por la vida, de nómadas, con una perrhija a la que adoramos con todo nuestro ser, tratando de construir una familia y fortaleciendo cada día este amor que no es perfecto, pero si bien real.

 

 

 

compartir
0

Aún sin comentarios.

¿En que estas pensando?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

%d bloggers like this: